Se ha producido un error en este gadget.

Relatos Eróticos

Día de lluvia
una tarde de lluvia en mi casa entre en un chat para conocer gente y quedar a pesar de la lluvia era un día para no salir.
Así que como no estaba tampoco muy animado el chat decidí llamar a amigos y invitarles a mi casa para ver una película. Mis amigos decidieron ver una película romántica lo que me hizo pensar el por que no tenia pareja y ellos tenían menos una amiga de ellos que yo no la conocía  y a la vista no me llamaba la atención pero fue hablar con ella y sentir que teníamos mucho en común, entonces como me contagio buena energía.
 Después de la película me despedí de los amigos y la pedí que si quería quedarse ha cenar ella acepto.


Comenzamos ha cenar y poco a poco fuimos descubriendo el uno del otro, en el primer plato empezaron las miradas, en el segundo comenzaron los besos y de postre ella y yo en una cama desnudos empezando con preliminares, siguiendo con los besos las caricias, hasta que llego la penetración fue un momento eterno de placer que parecieron horas de disfrute sintiéndonos bien uno dentro del otro acariciándonos todo el cuerpo.    Mientras en la ventana se escuchaban las gotas golpeando en el cristal, después de 45 minutos nos tomamos un pequeño descanso en el que nos hablábamos susurrando palabras que salían solas como si hubiera un sentimiento del uno hacia el otro. Comenzamos de nuevo a acariciarnos, a besarnos con pasión, a tocarnos, a chuparnos todo el cuerpo, hasta quedarnos dormidos abrazados uno al otro cuando me desperté lo único que supe de ella es que había desaparecido como si hubiera sido un sueño, como si la noche anterior me la hubiera inventado, pero aun algo quedaba entre las sabanas un suave olor a perfume que usaba ella, que al olerlo me recordaba la noche maravillosa que había pasado junto a ella, me quedaban ganas de ella y el olor suave a la vez fresco me recordaba la noche anterior, era lo único que me cercioraba  que esa noche había pasado con la mujer mas parecida a mi, mi alma gemela. Decidí ir a la ducha y dejar esa noche como un recuerdo bonita, pero algo mas se había olvidado un tanga de color rosa claro con transparencias, al verlo me volvió a recordar la noche y con el tacto de su ropa interior empece a fantasear con ella y mezclando la noche anterior con un poco de imaginación comencé a masturbarme.
Imaginándomela que la tenia enfrente que me pedía sexo salvaje, entonces la tumbe contra el sofá y la empece a penetrar fuerte. Ella ponía una cara de placer yo extasiado comenzaba a gemir de placer como que fuese a eyacular.
 Me pare de masturbar sin parar de pensar en fantasías eróticas  que me hubiera gustado cumplir la noche anterior y seguía imaginándomela. Pero ahora en la cocina con ese tanga rosa claro que me había encontrado en el baño con el pelo de la cabeza sobre sus pechos y pidiéndome guerra y empezó ha hacerme una felación a la vez que fantaseaba con su boca en mi pene seguía masturbándome y echándome en el prepucio saliva para simular su saliva en mi pene y me pedía que eyacular en su cara y boca, ya como no me quedaba mas tiempo tenia que terminar así que imagine que la cogía la cabeza y le metía el pene hasta el fondo notando su garganta cada vez mas excitado intentando contener unos segundos mas para no irme y dejar esos pensamientos eyacule en mi pecho con unas ganas que me llene de semen todo el pecho, solté el tanga de la mano y se terminaron todas las ganas que tenia por estar con ella y pensé que si se fue es por que no quería mas con nadie, aun así me encantaría pasar otra noche con ella y hacer realidad mis fantasías. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario